Archivo de la etiqueta: muralismo

El mejor arte urbano de Edimburgo

Si la comparas con la vecina Glasgow, Edimburgo no tiene muchas manifestaciones de arte urbano y muralismo pero sí que se pueden encontrar algunas piezas interesantes.

-Gifford Park mural.  Esta preciosa pieza se creó en 2015 gracias a la iniciativa  de la asociación Southside Association con el fin de mejorar la ruta de paso de bicicletas entre los Meadows y la senda cicloturista y peatonal Innocent Railway Path.

El mural comunitario fue diseñado por la artista Kate George y creado por ella y un equipo de voluntarios. En este vídeo de Youtube se puede ver el proceso de creación de la obra.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

-Leith Walk police box. Las viejas cabinas de policía de Edimburgo son un soporte ideal para el arte urbano. El diseñador gráfico e ilustrador Stewart Bremner ha plasmado en una de la calle Leith Walk el espíritu de Escocia (una mujer con vestimenta tradicional escocesa sosteniendo un cardo) y la perseverancia. Ambas ilustraciones están inspiradas en las mujeres típicas del art nouveau y han sido usadas por el diseñador para apoyar el movimiento de independencia escocés.

Si queréis mandar o llevaros unas postales realmente bonitas de los monumentos y lugares más característicos de Edimburgo, sin duda, os recomiendo que elijáis las de estilo vintage de Bremner. Podéis encontrarlas en algunas tiendas locales, como por ejemplo Paper Tiger o en su tienda online.

 

 

 

 

 

 

 

 

-Market Street. Justo a la subida de las escaleras mecánicas de la estación de Waverley, en la calle Market Street han aparecido hace unos días dos intervenciones fotográficas. Las dos imágenes están conectadas por un elemento que es el teléfono de lata, un dispositivo acústico que muchos hemos fabricado en el colegio para aprender acerca de la vibración del sonido.

Iré añadiendo más obras según vaya tomando fotografías.

Harry Potter y Edimburgo: la calle Victoria Street (Callejón Diagon) y un mural del artista Scott Methven

La mayoría de los que hemos seguido la vida de J.K Rowling y los que somos muy fans del universo de Harry Potter sabemos que existe una relación fuerte con Edimburgo. Nos podemos imaginar a la autora británica, después de su separación, atrincherada durante todo el día escribiendo en cafeterías o paseando con su hija en el carrito por los especiales rincones de la ciudad en búsqueda de inspvictoria streetiración.

En muchos parajes de Edinburgh se encuentran estrechas referencias y uno de ellos es la concurrida calle Victoria Street.

“El ladrillo que había tocado se estremeció, se retorció y en el medio apareció un pequeño agujero, que se hizo cada vez más ancho. Un segundo más tarde estaban contemplando un pasaje abovedado lo bastante grande hasta para Hagrid, un paso que llevaba a una calle con adoquines, que serpenteaba hasta quedar fuera de la vista.
—Bienvenido—dijo Hagrid—al callejón Diagon.
Sonrió ante el asombro de Harry. Entraron en el pasaje. Harry miró
rápidamente por encima de su hombro y vio que la pared volvía a cerrarse”.

Así es cómo se presenta, por primera vez, el Diagon Alley en los libros. Si seguís leyendo el capítulo de Harry Potter y la piedra filosofal (a partir de la página 58) veréis cómo se describe el callejón lleno de tiendas que venden todos los objetos necesarios para los magos. Las similitudes entre el callejón imaginario y la calle edimburguesa son tales que no solo se parecen las construcciones de piedra con tejados puntiagudos, sino también los tipos de establecimientos. En los 90, hubo un banco y una papelería que estaban justo en la misma posición que el Banco de Magos Gringotts y la librería Flourish y Blotts. En la actualidad, existe en Victoria Street una tienda de disfraces y productos de broma llamada Aha Ha Ha Jokes & Novelties que claramente recuerda a la tienda dirigida por los gemelos Weasley.

A unas calles de allí, en Candlemaker Row, se puede contemplar un espectacular mural encargado por los propietarios de la tienda Maple Arts al artista escocés Scott Methven. El objetivo era darle un lavado de cara a la pared, crear un bonito ascenso de la cuesta y disuadir futuros actos vandálicos. mural-harry-potter-edimburgo-scott-methven

Como podéis ver en la fotografía, la obra está creada solo con blanco, negro y para destacar ciertas zonas pintura dorada.

Parece que el artista ha mezclado referencias de la saga para crear el grafiti. No recuerdo si en los libros o películas existían cajas en las que te podías meter y te transportaban pero lo que se representa podría ser una mezcla de los retretes por los que se entra al Ministerio de Magia y un portkey (objeto normal al que se le hechiza para que al tocarlo te llevara a un determinado lugar).

En la parte de abajo de la pieza, aparece un dragón, animal que sale varias veces en las aventuras del mago. La primera vez que Harry se las vio con uno fue durante el Triwizard Tournament, en Harry Potter and the Goblet of Fire. En la escena se plasma el dragón escupiendo fuego sobre unas rocas, ante unos muros que podrían ser el castillo de Hogwarts, mientras Harry cae con la escoba en la mano. La especie de caverna recuerda al espacio donde estaba el dragón ciego que había en los subterráneos de Gringotts en Harry Potter and the Deathly Hallows.

Desde hace apenas unos días, tenemos nueva dosis del mundo mágico de J.K. Rowling con “Harry Potter and the Cursed Child“, la obra de teatro y la adaptación escrita. ¡Un buen momento para adentrarse en el fascinante Edimburgo de Harry Potter!